¿Han llegado los mercados a un punto de inflexión?